Blog post

CÓMO ACTUAR SI TU HIJO ES ACOSADO ¿Y SI ES EL ACOSADOR?

La semana pasada le preguntaba a uno de mis hijos, si en su entorno había algún conocido que estaba padeciendo bullying. Me miro con cara de sorprendido y le dije que estaba pensando sobre el nuevo post que iba a escribir del acoso y quería la opinión de un adolescente. Me siguió mirando alucinado y le dije, bueno, ¿sabes si alguien cercano a ti se meten con él habitualmente?, su respuesta fue “lo típico”… No supe interpretarlo, así que deje hablar del tema porque vi que no iba a obtener más datos…

Llevamos un tiempo  oyendo a nuestro alrededor y viendo en las noticias, la cantidad de casos que se están dando de “ciberbullying” y acoso, aumentando considerablemente año a año. Hoy mismo he leído declaraciones del los especialistas que atienden el teléfono gratuito de la Fundación ANAR (de ayuda a niños y adolescentes en riesgo)  y son muy dramáticas

En la etapa de la adolescencia, como en las demás etapas, es clave la observación de nuestros hijos/alumnos, ver cómo reaccionan ante situaciones que se salen de su zona de confort, los cambios de humor que padecen, suelen ser habituales en esta edad, que cuentan del colegio. Ver cuál es la mejor manera de llegar a ellos, aprovechando circunstancias que se dan, como comentar una noticia o suceso, cuando cuentan algo que les ha sorprendido, una acción deportiva en una competición, el desenlace de una película o serie, etc… Los padres no podemos bajar la guardia porque pensemos que son más autónomos y pueden ir y venir solos. En esta etapa es cuando más pendientes tenemos que estar.

Recuerdo, cuando una amiga me dijo cuando mis hijos eran pequeños, “ahora en los primeros años el cansancio es físico, pero cuando son más mayores el  cansancio es psíquico”. El primero se pasa descansando, el segundo requiere una buena gestión emocional.

Voy a centrarme en la gestión emocional para dar unas orientaciones si tu hijo es acosado o es el acosador, y a los docentes para tratar este tema con las familias.

Los afectos se educan o si no cogen tal fuerza que tiranizan a la persona. Esto se traduce en que cuando no hay una buena educación afectiva acaba invadiendo a la inteligencia y el cuerpo.

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”  Con esta cita de Aristóteles comienza Daniel Goleman su famoso libro sobre inteligencia emocional.

El bullying lo podemos definir como toda relación entre escolares que muestra una falta de respeto a la persona en cualquiera de sus dimensiones, física, afectiva, intelectual o volitiva y de los constituyentes, la singularidad, apertura y originación de la misma. Traducido a ejemplos son empujones, burlas de inseguridad, contar sus confidencias, aprovecharse de sus deberes, incomunicarle y hacerle el vacío, obligarle a hacer atrocidades, ridiculizar a su familia, prohibir que otros se acerquen, motes, insultos por estudiar o no hacerlo, etc…

Las causas son cambios de ayer que influyen hoy como son los cambios sociales, tecnológicos, familiares, en los medios de comunicación, en la escuela, “los nuevos educadores”, etc…

En todo ello, podemos hacer mucho, los padres, como principales educadores, con la colaboración estrecha de los docentes, realizando unas buenas tutorías. En las cuales, los profesionales aportan información muy objetiva del equipo de docentes, que entre todos han observado como es el alumno en todos los ambientes del colegio, aulas, patios, comedor, excursiones y demás espacios. Y los padres, en esas tutorías, es recomendable, que no vayan sólo a escuchar lo que les dice el tutor, sino también deben aportar como es su hijo fuera del entorno escolar para que entre las dos partes, se de una información muy completa y los padres puedan conocer a su hijo de la manera más completa y objetiva. De esta forma, los padres, serán objetivos con sus hijos y les ayudaran a conocerse como son, les ayudaran a realizar un buen proceso de  “autoncocimiento”. Al realizar este proceso, los niños se podrán aceptar, querer y  gobernar como son, de tal forma que podrán adquirir una buena autoestima que les ayudará a tomar decisiones, buenas o malas pero las tomaran ellos. Irán adquiriendo una buena confianza en si mismos y seguridad, necesaria para su crecimiento personal 

Para paliar problemas de acoso, es necesario un buen trabajo de la familia en estrecha unión con el colegio para llegar al conocimiento pleno de la situación.  Trazar un plan de mejora único para cada caso, cada persona es diferente por su singularidad, haciendo un seguimiento por las dos partes, realizando un refuerzo positivo. No podemos perder de vista que en el bullying todos sufren, el agresor y el agredido.

Lo más importante en esta situación, una vez definida, es que los padres seamos lo más objetivos posibles, ayudados por los profesionales. Llevemos a cabo el plan de mejora trazado, por parte de todos, padres, docentes, hijo/alumno haciendo un seguimiento exhaustivo a través de una comunicación fluida.

Pasos a seguir:

  1. Observar a nuestros hijos
  2. Ayudarles a que se conozcan, realizando un autoconocimiento por su parte
  3. Proceso de aceptación, quererse y gobernarse
  4. Ganan en autoestima
  5. “Herramienta” necesaria para gestionar las situaciones que se les presenten
  6. Realizar un plan de mejora en función de sus habilidades y defectos
  7. Apoyo en las habilidades para mejorar los defectos
  8. Participación en el plan de mejora los padres, el hijo/alumno y el tutor
  9. Seguimiento y comunicación fluida de ida y vuelta

 

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Anterior